Oficina incandescente

Escritorio LED para una oficina incandescente. Lámpara con USB.

Lámpara escritorio USB LED. TaoTronics Flexo. 4 modos y 5 niveles de brillo.

Clase de eficiencia energética A+. Lámpara de madera protección ocular LED.

ERAY. Lámpara escritorio LED. 3 modos y 3 niveles de brillo.

Lámpara de mesilla LED 25W. Bombilla incandescente.

OxyLED. 2 niveles de brillo y 3 colores de luz. Clase de eficiencia energética A.

Reality Erzwo – Lámpara de pie con interruptor. Eficiencia energética E.

Wellwerks. Lámpara de Pie 12W LED . Control remoto. Eficiencia energética A.

TaoTronics. Lámpara escritorio LED 7W Flexo. Clase de eficiencia energética A+

VicTsing. Lampara escritorio 42 LEDs, cuidado de ojos, bajo consumo.

DJSMtd. Lámpara de cabecera doméstica o para escritorio de decoración.

Lighting Ever. Lámpara de escritorio LED, Casquillo E27. Eficiencia energética A.

Dkdnjsk Creative Tree Shrew. Lámpara de escritorio. Madera maciza.

Lámpara LED TaoTronics (ultra-delgada, aluminio, 6 brillos y 3 modos de color).

Zanflare. Lámpara de pie para salón. Clase de eficiencia energética A+++

Brandson. Lámpara de escritorio LED regulable. Eficiencia energética A++

Osasy. Lámpara de pie para salón con tripode. Eficiencia energética E.

Lámpara desmontable de madera para oficina. Tomons.

Aprende cómo iluminar una oficina incandescente, junto a consejos prácticos

Cuando hablamos de diseño en iluminación, nos referimos a sentir confort, seguridad, significar una obra edilicia o preparar un lugar armónico. En cambio, si pensamos en cómo iluminar una oficina incandescente, nos perdemos en colocación de luminarias con tubos fluorescentes, uno al lado del otro, sin más recurso que alumbrar el sitio de trabajo.

¿Cómo debe ser la luz en una oficina?

En primer lugar, debemos considerar el tipo de espacio laboral y las condiciones de trabajo, ya que esto va a determinar la tecnología a usar. Pueden ser oficinas privadas o abiertas al público. En ello está la disposición de la iluminación. Por consiguiente, en las privadas es común tener un control absoluto sobre la iluminación, mediante controles. En cambio, en las abiertas hay que mediar entre los puestos de trabajo, donde hay gente o que cubículos sin ocupar. No se puede pasar por alto las dimensiones de la oficina en sí. La luz natural juega un papel primordial, regulando la intensidad iluminaria interna, junto a las lámparas que garanticen una iluminación cómoda en cada lugar de trabajo.

Para lograr un balance y ahorro superior al 60%, hay que tomar en cuenta el tipo de iluminación. Por eso, hay 4 formas de diagramar un sistema de luminarias: luz directa, la combinación de ambas y la que se conoce como la luz suave.

Es de vital importancia, tener en cuenta la percepción. Al iluminarse de forma directa, un sitio de trabajo, el techo queda oscuro, creando un efecto caverna, que produce estrés a los trabajadores ya que sus pupilas se esfuerzan en un constante abrir y cerrar de ojos.

La clave está en combinar diversas formas de iluminación para que los techos y las superficies verticales estén mejor iluminados. De esa manera, la percepción de la luz es óptima, porque se concentra en el sitio laboral y se distribuye en toda el área, sin fatiga visual.

¿Qué sucede cuando hay lugares con pantallas y monitores?

El dolor de cabeza, la vista cansada o la falta de concentración puede ser resultado de horas de trabajo frente a un ordenador, leyendo informes, editando y diseñando día a día, bocetos gráficos por computadora. Cada uno de estos síntomas, pueden derivar de un espacio laboral con iluminación deficiente. De hecho, la fatiga ocular se manifiesta con dolor de ojos, visión borrosa, sequedad, náuseas, vértigo, rigidez de hombros, cuello y espalda, hasta sensación de quemazón en la cara con hinchazones rosáceas.

Es muy importante la calidad de la luz a utilizar. Lo que determina la luminosidad debe contemplar el deslumbramiento. Por ejemplo, tenemos el deslumbramiento directo, provocado por reflejos de pantallas de computadoras, papeles y superficies más bien blancas, que refractan el brillo de cualquier luminosidad. En definitiva, para que la iluminación sea lo más eficiente posible, se necesita, además, que las superficies reflectantes sean lo más extensas posibles, a través de colores claros (en tonalidades de blancos), sobre techos y paredes, incluso en el mobiliario de la oficina incandescente.

Consejos útiles para iluminar tu oficina incandescente

La iluminación influye en el rendimiento laboral de los trabajadores. Iluminar una oficina es un factor que puede aumentar o reducir productividad, además de aumentar la concentración entre los presentes. Un uso adecuado de luz relaja la vista y evita dolores de cabeza. Por el contrario, la falta de luz genera cansancio ocular y aburrimiento del personal.

Aún, la tendencia en iluminación de oficinas es el uso de tubos fluorescentes, lejos de la tecnología LED que es algo que todavía no se aplica con regularidad, por falta de eficiencia luminosa y costos elevados. Su aplicación está más orientada a lo arquitectónico y diseño comercial de cartelería.

No todas las oficinas, actividades y espacios, tienen las mismas necesidades de iluminación. Por ello, a la hora de iluminar una oficina, tendrás que prestar atención al tipo de actividad a realizarse en cada sitio y el tiempo de duración. Siempre es bueno encontrar el equilibrio adecuado entre la luz natural y la artificial. De la combinación de ambas, se producirán reflejos y deslumbramientos óptimos para trabajar mejor.

La oficina debe crear un espacio funcional y práctico, porque un ambiente iluminado correctamente, dimensiona un sitio limpio y aumenta la creatividad.

Distintos tipos de iluminación para trabajar en una oficina

Luz natural

El sol brinda luminosidad que atraviesa ventanas y esta clase de rayos debe ser aprovechado al máximo. Ayuda a ahorrar mensualmente, disminuyendo el costo eléctrico. Por ende, no hace falta el uso de cortinas que impidan el paso de luz directa. Opta por cortinados de telas finas, colores claros o adhesivos vinílicos que disminuyan algo de intensidad. La disposición del mobiliario se dará en torno a las ventanas de la oficina. Esto significa, que si un puesto de trabajo se encuentra de espalda a la ventana, se debería diagramar, mirando hacia éste, o al menos, de lado.

Luz general

Este tipo de iluminación artificial aporta luminosidad uniforme a todo el espacio de oficinas. La colocación depende de la superficie del lugar y la cantidad de puestos de trabajo que haya. Se puede usar luz general con focos empotrados, plafones, lámparas de techo y luminaria fluorescente.

Luz focalizada

Cuando un puesto de trabajo requiere de luz focal, es imprescindible proveer de mayor luz la zona específica. Una lámpara de mesa, suele ser una buena opción para iluminar la mesa de trabajo. Por lo general, se usa iluminación personalizada como lámparas flexo o cualquier luminaria que maximice un espacio, en términos luminosos. Recuerda seleccionar lámparas que emitan poco calor, y que inspiren un puesto para trabajar. Además, el lado correcto de proyección es el opuesto a la mano que escribe, así se evitan sombras innecesarias.

Luz decorativa ambiental

La iluminación laboral también se nutre de la luz decorativa para resaltar elementos del espacio que se utiliza para trabajar. Se puede combinar diferentes luminarias de oficina como proyectores de carril, apliques, focos direccionables y luminaria empotrable. Además, puedes destacar esculturas, cuadros, plantas y estanterías con luces que resalten espacios pequeños.

En la sala de espera, se recomienda luz indirecta, acogedora y cálida, que permita leer y esperar por el tiempo que sea necesario.

Siempre es importante, a la hora de elegir iluminación de oficina incandescente, tener en cuenta los diferentes puntos de luz hacia donde se proyecta la misma.

También te podría interesar...